La incoherencia de la Diada y el independentismo de hoy

Nunca entendí las últimas Diadas y el independentismo.“El movimiento catalán moderno, como muchos nacionalismos, se basa en una manipulación del pasado que lleva a un sentido de victimización que persiste desde 1714 hasta hoy” (John H. Elliot), pero aún así, me parece desacertada la elección de la Guerra de Sucesión, ya que no fue una guerra contra Cataluña, fue una guerra internacional.

Lo más paradójico todavía es que hoy, instrumentalizada la fecha del 11D por el proceso separatista cuyo objetivo es la Republica de Cataluña, se glorifique la epopeya de 1714, que para expresarlo de forma sucinta fue una contienda entre testas coronadas europeas, una cruenta guerra de monarquías: la dinastía borbónica y la dinastía austracista.

La oligarquía catalana de entonces le juró fidelidad a Felipe V y permaneció a su lado hasta que la escuadra anglo holandesa se situó frente a Barcelona y entonces se pasaron al bando del infante don Carlos creyendo que iba a ganar.

A punto de entrar en Barcelona James Fitz-James, duque de Berwick con las tropas francesas, los tres Comunes de Cataluña, con Conseller en Cap (alcalde) Rafael Casanova a la cabeza, ordenaron publicar un bando llamando a la población barcelonesa a “derramar gloriosamente su sangre y vida por su Rey, por su honor, por la Patria y por la libertad de toda España”. En suma, contienda de sangre azul en toda regla.

Es verdad que es difícil encontrar una efeméride mas adecuada para el independentismo, habida cuenta de la corta historia de Cataluña (las raíces del catalanismo se remontan al 19 de octubre de 1419, día en el que el matrimonio de Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla creó una “monarquía compuesta”), pero a todas luces la sublevación de Cataluña de 1640 sería más adecuada.

Puestos a manipular la historia, durante ese año trágico hay una república proclamada que dura una semana, y durante añosCatalunya pasó a depender de la corona española a la francesa.

De todas formas, mañana 11 de septiembre a lo mejor vemos a Torra cantar Els Segadors y vitorear: ¡Visca Luis XIII de Francia!, ¡Visca el Infante don Carlos! y ¡Visca el Conseller en Cap, Rafael Casanova!. De él puede esperarse cualquier cosa.

 

Anuncios

EL TRASLADO DE LOS POLÍTICOS GOLPISTAS A LAS CÁRCELES DE CATALUÑA ES UN DISLATE

Esta misma mañana ERC ha aprobado la ponencia política en la que exigen la celebración de un referéndum pactado y el derecho a la autodeterminación. Quim Torra ha declarado en Washington hace unos días que “Cataluña será pronto una nación libre, y que España vive una regresión democrática con políticos en el exilio” . Artadi rectifica al Visitador en su declaración tras la entrevista con el presidente de la Generalitat, aclarando que “el Govern no descarta la unilateralidad para defender la independencia”. En suma, la elección del nuevo presidente de la Generalitat por parte de Carles Puigdemont tiene como objetivo mantener el conflicto con el Estado.

¿A que viene entonces el acercamiento de los naziindependentista golpistas a las cárceles de Cataluña?, sobre todo, como bien dicen los fiscales, cuando es seguro que veremos constantes exhibiciones independentistas de apoyo y que se permitirá a los encausados intensificar la propaganda contra el proceso judicial y los tribunales.

Josep Borrell ha asumido públicamente recuperar la imagen exterior de España desmontando todas las falsedades del proceso soberanista, reto encomiable pero difícil: ¿qué imagen se daría a la opinión pública extranjera si cientos de miles de seguidores del proces rodearan una de las cárceles pidiendo la libertad de los detenidos? Prepárese el Gobierno, pues esta escena se va a repetir con frecuencia gracias a la estulticia idea de trasladar a los presos golpistas

 

PLANTEAR UN REFERENDUM PACTADO EN CATALUÑA ES DE IDIOTAS

Antes que nada, aclarar que el termino idiota es una categoría científica (Vid. José Luis Pinillos. Psicología social). También puntualizar que nada más lejos de mi intención dedicar esta categoría a los lideres del secesionismo catalán. En su lucha institucional contra el Estado español, en la que para ellos todo vale, es una solicitud de cara a su electorado de afianzamiento de su posición para conseguir la Republica de Cataluña, que dicho sea de paso, ni ellos mismos creen que algún día sea realidad.

Mi dedicatoria es para aquellos “visitantes” que en su delirio de un modelo de Estado en su imaginario cada vez más confuso, hablan del derecho a decidir de aquellos territorios   “cuando la mayoría lo pida con intensidad (sic)”

Es incuestionable que el ordenamiento jurídico no es inmutable, pero los legítimos deseos y aspiraciones de orden político han de canalizarse con estricto respeto a las leyes y los procedimientos en ellas previstos para su reforma, lo que es la mejor garantía de nuestra convivencia democrática.

Si el pueblo español ha creado un orden jurídico que viene coronado por la Constitución, solo ese pueblo, en su conjunto, y con sus valores y voluntades, es quien puede cambiar el orden jurídico establecido.

Apelando a las singularidades culturales, e incluso política, de determinadas comunidades, algo que es completamente legítimo, lo que se esconde, y ello ya no es legítimo, es una concepción del derecho incompatible con lo que significa el Estado constitucional o, más ampliamente, la democracia constitucional en las que se han fundido dos elementos que no pueden, ni teóricamente ni prácticamente, separarse: democracia y derecho.

En una Constitución democrática, como la nuestra, el derecho de autodeterminación. o el eufemismo derecho a decidir, es cualidad exclusiva del poder constituyente, el pueblo soberano, y no cabe reconocerlo a partes o fracciones de ese pueblo, por la sencilla razón de que no cabe fraccionar o dividir la soberanía. Decidir sobre la soberanía, en consecuencia, solo puede hacerlo el pueblo soberano mediante el ejercicio del poder de reforma que la carta magna le atribuye.

Los demagogos del derecho a decidir ( se entiende por demagogia dar soluciones simples a problemas complejos) hablan de solicitud de la mayoría con “intensidad”. No se me alcanza que es eso de intensidad: ¿grado de fuerza con que se manifiesta un sector de la población?; si es así, es indudable que el independentismo lo ha hecho en grado sumo, hasta ha dado un golpe de Estado, un acto de secesión, quebrantando el ordenamiento jurídico establecido por todos y con ello vulnerando la soberanía, el Estado de derecho y la democracia. Pero, aún con todo, falla la mayor: los independentistas son una minoría en Cataluña, según los resultados de las dos últimas elecciones celebradas. ¿Cabe por tanto hablar de un referéndum pactado cuando quién lo solicita es un minoría de la población del territorio catalán? Apoyar una solicitud de esta naturaleza está fuera de toda razón.

 

PEDRO SÁNCHEZ: “TOLERANCIA CERO CON LA CORRUPCIÓN”

En la prensa digital de esta misma mañana puede leerse que el presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Ontinyent, el socialista Jorge Rodríguez Gramage, ha sido detenido junto a otras cinco personas vinculadas al PSOE y a Compromís por su presunta implicación en un caso de corrupción que investiga el Juzgado de Instrucción número 9 de Valencia.

Ésta es la primera noticia de este corte desde que Pedro Sánchez se hizo con la presidencia del Gobierno, y seguro que no será la última. Si de verdad el talante de su partido es no dar tregua a la corrupción interna, tiene que adelantarse a los acontecimientos.

En efecto, la corrupción es consustancial al ejercicio del poder y hay que atajarla internamente. ¿Cuándo organizar internamente un a modo de “brigada de interior” dentro de las organizaciones políticas? Un independiente (un fiscal en excedencia, por ejemplo) con recursos suficientes, en poco tiempo destaparía las cloacas por donde fluyen la escoria de la corrupción interna, poniendo a disposición de la autoridad judicial los casos detectados.

Solo acciones de esta naturaleza hacen creíble el tópico de “tolerancia cero”. No habría que sonrojarse ante sucesos como el que nos ocupa con la estulta disculpa de “se aplicará el código ético”

 

Por qué el calificativo de naziindependentistas (II)

Retomo el hilo de mi anterior post: el proces ha pretendido y pretende la ocupación de Cataluña y la imposición de una nacionalidad y culturas determinadas a otros ciudadanos, que son mayoría electoral, mediante el uso de la “fuerza” de 5 votos, saltándose las normas de la Constitución y, lo más paradójico, incumpliendo sus propias normas que aprobaron en contra de lo establecido por el Tribunal Constitucional.

En efecto, es paradójico por cuanto el Estatuto de Cataluña en su artículo 222.1b)   requiere de dos tercios de votos de los parlamentarios autonómicos para su reforma, y en cambio, con una mayoría de cinco votos y por el procedimiento de urgencia, sin debate previo y aplastando los derechos de la oposición parlamentaria, declaran unilateralmente la Republica de Cataluña.

Así las cosas, no es exagerado, y a nadie debe extrañar, calificar este fenómeno de totalitarismo, pero éste se queda corto cuando se analizan los hechos acaecidos y las políticas desarrolladas para conseguir sus fines. Destaca sobre todo la política de falsedades, siguiendo la estrategia de Goebbels: «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad» Todo:

  • Cataluña, una vez independiente, seguiría en la Unión Europea. Nada más lejos de la realidad, se vería inmersa en un proceso institucional e internacional complejo y azaroso, con la ONU de por medio como primera etapa, que se dilataría en el tiempo mucho más de lo que en un principio puede parecer.
  • La guerra de 1714 fue un gerra de secesión. La historia lo desmiente fue una guerra internacional para hacerse con la corona de España. Los dos grandes candidatos eran Felipe V de Borbón (nieto de Luis XIV de Francia) y el archiduque Carlos de Austria. Lo que era una cruenta guerra de monarquías se convirtió también en una guerra de proyectos: el librecambismo anglo-holandés frente al proteccionismo fisiócrata francés; la burguesía mercantil frente a la alianza de las aristocracias agrícola y cortesana; el   confederalismo de Viena frente a la centralización absolutista heredera del rey Sol; las periferias versus el centro de Europa. No fue pues una guerra de una nación contra otra, ni de independencia, ni de secesión, ni patriótica.
  • España nos roba. Artur Mas publicó en 1912 un cálculo según el cual Cataluña estaría aportando 16.409 millones de euros al presupuesto común. Jordi Pujol entonces manifestó: “Pagar en torno al 9% de su PIB por concepto de solidaridad, y con frecuencia más, se convierte en un expolio que perjudica gravemente a Cataluña y su gente”. El economista Antoni Zabalza (catalán), autor del libro “Economía de una España plurinacional”, calculó que si en tiempos de bonanza el déficit catalán oscilaba en torno al 8%, en fases de crisis era muy inferior o se convertía incluso en superávit. Josep Borrell y Joan Llorach, en su libro “Las cuentas y los cuentos de la independencia” desmonta la extendida creencia de que, con la independencia, Cataluña dispondría, de forma inmediata y permanente de 16.000 millones de euros adicionales que “España les roba a los catalanes”. Esta argumentación obvia el detalle, nada menor, del coste de todos los servicios públicos que el Estado español presta a los catalanes desde fuera del territorio catalán, y que una Cataluña independiente tendría que asumir y pagar. Una estimación de la propia Generalitat (Andreu Mas Colell) es recogida por los autores según la cual el desbalance para Cataluña alcanzaría en 2015 solamente 3.228 millones de euros: esto es, solo un 1,6% de su PIB.
  • El derecho a decidir de Cataluña. Solo en situaciones muy específicas este derecho a la autonomía dentro del Estado se puede convertir en autodeterminación externa, frente al Estado, y por tanto, a la secesión. Esas excepciones se circunscriben a la “situación particular de los pueblos sometidos a dominación colonial o a otras formas de dominación u ocupación extranjeras” (Resolución 50/6 de la ONU).
  • El referéndum del 1- O es el mandato del pueblo. Para que una convocatoria electoral sea legal debe ampararse en la ley. Y la Constitución otorga la competencia exclusiva para llamar a referendos en asuntos “de especial trascendencia” a las Cortes y al Gobierno. Ni siquiera los propios letrados de la Generalitat argumentaron a favor de la convocatoria del referéndum

Éstas son solo unas piezas espigadas de la sarta de falsedades y mentiras que continuamente van creando los secesionistas con una absoluta falta de ética. Es la cultura nazi, cuyo referente más genuino es el actual presidente Quim Torra y el expresidente Puigdemont. El movimiento catalán moderno, como muchos nacionalismos, se basa en una manipulación del pasado que lleva a un sentido de victimización y a lo único que pueden aspirar es ganarse las emociones de sus seguidores, pues carece de argumentos históricos y de futuro.

 

Por qué el calificativo de naziindependentistas (II)

 

Hola de nuevo, paso a exponerte por qué utilizo el termino naziindependentista para referirme al movimiento secesionista catalán.

Hay dos características propias del nacionalismo en general, una es la ocupación del territorio y la imposición de una nacionalidad y culturas determinadas a otras personas mediante el uso de la fuerza, y la otra, es la incapacidad de ofrecer una definición rigurosa de la identidad nacional, ésta es construida con mentiras y falacias.

Los resultados del 21-D delimitan bien el conflicto y cuantifican los partidarios de cada opción. No hay mayoría de votos a favor de la independencia. La mayoría de diputados es el resultado de una determinada regla de reparto que da más peso a los votantes de zonas rurales que a los de las urbanas. El secesionismo catalán con una exigua mayoría de apenas cinco votos deciden construir la independencia y no admiten que la mayoría electoral, no independentista, les bloquee

En suma, pretenden la ocupación de Cataluña y la imposición de una nacionalidad y culturas determinadas a otros ciudadanos, que son mayoría electoral, mediante el uso de la “fuerza” de 5 votos, saltándose las normas de la Constitución y, lo más paradójico, incumpliendo sus propias normas que aprobaron en contra de lo establecido por el Tribunal Constitucional. Esta forma de proceder es, cuanto menos, calificable de autoritarismo.

¿Es el independentismo catalán capaz de ofrecer una definición rigurosa de su identidad? Como eje de su característica identitaria siempre hablan del idioma y, en contra de una percepción extendida, el castellano se usa más que el catalán como lengua habitual. En Barcelona y otras áreas grandes urbanas casi el 75% de la población tiene como primera lengua el castellano, mientras que el catalán se usa mucho más en el interior. El 99% de los catalanes pueden entender el castellano y el 95% el catalán. Como puedes apreciar el en cuadro que incluyo más adelante, no es que lo diga yo, lo dice el “Institut d´Estadistica de Catalunya”

En cuanto a la historia de Cataluña es evidente que está escrita en su totalidad, otra cosa es que no les guste a los catalanes independentistas. Desde los años de Pujol se falsea la historia en la escuela con una desfachatez que raya en la desvergüenza. Un ejemplo evidente de esto se da cuando el relato en los textos asegura que los visigodos “pasan por Cataluña” en su camino hacia la conquista de la península. Como si Cataluña existiera en aquel momento, y cuando se habla de la expansión por la península y el Mediterráneo se refiere a la expansión catalana, no la expansión de la Corona de Aragón. La gente entonces se reconocía como aragonesa. En la expansión mediterránea los almogávares, que ahora se han convertido en agentes nacionalizadores, lo que gritaban era: ‘¡Aragón, Aragón!”.

Puedo poner muchos más ejemplos, pero sería interminable.

 

 

 

 

 

MEDIDAS INMEDIATAS PARA LA PARIDAD Y CERRAR LA BRECHA SALARIAL DE GENERO

 

 

No simpatizo con Pedro Sánchez, mucho menos con Susana Díaz, pero he de reconocer que, por lo que se sabe, está consiguiendo formar un buen gobierno, sobre todo en lo que se refiere a la paridad.

A este respecto me gustaría recordarle que el 80% de las empresas públicas ignora la Ley de Igualdad en sus consejos de administración y que de 139 entidades, 110 ignoran la norma y no cuentan en sus órganos directivos con un mínimo del 40% de mujeres. En 18 de ellas sus consejeros son todos hombres.

Sería un buen gesto que una de las medidas inmediatas de su nuevo gobierno, fuese cauterizar esta situación y cumplir con la Ley de Igualdad.

Si de suyo es importante esta acción, no lo es menos atajar la fuerte desigualdad en el reparto de las tareas domésticas y el cuidado de hijos y mayores, ya que según la UE, aunque los hombres pasan más horas que las mujeres en el lugar de trabajo, son ellas las que hacen las jornadas laborales más largas al sumar las horas de trabajo no remuneradas.

En un reciente estudio de Fedea, Conde-Ruiz, Profesor Titular de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Complutense de Madrid, y subdirector de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), destaca que casi el 70 % de las horas dedicadas al trabajo doméstico no remunerado en España (incluido el cuidado infantil) las hacen mujeres, lo que demuestra que la corresponsabilidad no ha progresado al mismo ritmo que la incorporación femenina al trabajo.

Ante esta situación los expertos abogan por “bajas parentales” compartidas que fomenten el reparto equitativo del cuidado de los hijos, de manera que los hombres se retiren del mercado laboral el mismo tiempo que las mujeres.

Habida cuenta de su importancia, ¿es posible un R:D. sobre la baja parental, es decir, permisos de paternidad no transferibles y obligatorios? La natalidad no puede resultar un freno en la carrera profesional de las madres.

 

Por qué el calificativo de naziindependentistas (I)

Estimada amiga, contesto a tu mensaje en el que me dices sentirte ofendida por llamar naziindependentistas a los que, como tú, son partidarias de la independencia de Cataluña. Es fácil colegir de mis escritos, que me refiero a los dirigentes de los partidos que forman parte de la coalición secesionista y que capitanean el proyecto DUI, por tanto no debes sentirte aludida. A modo de declaración de principio te diré que respeto que se sea partidario de la independencia de Cataluña, Valencia o Mallorca (lo que sin ningun fundamenteo los naziindependentistas llaman Paisos Catalans) y que se luche por ello; eso sí, siempre y  cuando se respete las reglas del juego democrático y la legalidad vigente.

El Partido Popular y la antigua Convergencia son el paradigma de la corrupción, y no se me ocurre tildar a los que les votaron de corruptos. A los que han votado a los partidos independentistas en las últimas elecciones del 21 D, tampoco se me ocurre llamarles nazifascistas, Eso sí, no se me ocurre llamar corrupto ni nazifascista a nadie por ejercer su libertad de voto , pero he de decirte que yo nunca votaría a un partdo corrupto, ni a un partido que no respeta la democracia, como es el caso de los partidos secesionistas. 

Me pides que enumere las razones por la que yo “me atrevo” (sic) a usar el calificativo que nos ocupa. No tengo ningún incoveniente, pero no voy a ser original, han corrido rios de tinta denunciando los desatinos secesionista en este sentido, pero por lo visto la voluntad independentista está reñida con la letra impresa.

Antes de entrar en el asunto, permiteme que previamente me refiera a algunos de los aspectos que viertes en tu mensaje. Según tú, España (de la que es parte Cataluña) se divide en independentistas y franquistas (supongo que incluirás aquí a los catalanes que votán partidos constitucionalistas en la elecciones autonómicas, que son mayoría). Por la edad, creo que te llevo muchos años, no sabes lo que es, lo que fue, el franquismo. Se lo has oido a Puigdemont y su ralea y lo repites sin saber qué dices. España es un Estado de Derecho garantista, así lo votamos en 1978 aprobando la Constitución, (por cierto, de las Comunidades Autónomas en las que el resultado de la votación fue manifiestamente mayoría, destacaron Andalucía y Cataluña), y no hace falta nada más que darse un paseo por la prensa para comprobar la libertad de expresión y opinión de la que gozamos, si no fuera así, Rufian, Tardá, Marta Rovira y Ana Gabriel (antes de huir de la justicia), Pilar Rahola, o los comparecientes en TV3, entre otros, no podrían decir  lo que les parece, y algunas de sus opiniones son de traca. También se puede comprobar  cómo los partido políticos, representantes de la voluntad popular, dirimen sus diferencias, agrias en muchos casos, en el parlamento y aprueban las leyes con total transparencia.

Tampoco es baladí comprobar cómo se suceden noticias e informaciones que demuestran la independencia de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial (sobre este último podría formularse algún pero. sobre todo en lo concerniente al proceso de elección del Cosejo General del Poder Judicial y Tribunal Constitucional), pero, aún así, el grado de independencia es importante, vease los casos Púnica, Lezo, Gurtel, en el que al PP se le está acusando de financiación irregular por parte del ministerio fiscal, o las condenas a Urdangarin, Jaume Matas, exministro y expresidente de Baleares, y otros altos cargos consejeros o directores generales. La lista de imputados e investigados es muy larga, pero notaré los casos de Rodrigo Rato, vicepresidente y ministro de economía en el gobierno de Aznar,  Ángel Aceves, Ministro de Administraciones Públicas(1999-2000), Ministro de Justicia (2000-2002); Ministro de Interior (2002-2004) y Secretario general del Partido Popular (2004-2008); Ana Mato, Ministra de Sanidad (2011 – 2014); Rita Marberá, Alcaldesa de Valencia (1991-2015) y Senadora (2015-2016); Jose Manuel Molina, Alcalde de Toledo; Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón, Luis Díaz Alperi, Alcalde de Alicante, por citarte solo los nombres ligados al PP, partido del Gobierno en estos días.

Muy taimada y sutilmente me me hablas de tener reminiscencias franquistas habída cuenta de ser hijo de un militar de alta graduación. Solo decirte que al hijo del militar le detuvieron con 18 años acusado de propaganda ilegal y asociación ilicita, estuvo detenido cerca de quince días hasta que el juez de orden público tomó posesión (innaguró el recien creado Juzgado de Orden Público) y éste decretó auto de prisión, con lo que el franquismo le concedió la gracia de disfrutar durante algún tiempo de una habitación con pensión completa en el distrito madrileño de Carabanchel. Fue detenido varias veces más y tres veces expedientado con perdida de matrícula en su época universitaria. Podría contarte más cosas, pero no es el caso, solo que veas las orejeras con las que muchos como tú vivís estos días de zozobra en Cataluña.

No puedo dejar sin comentar algunas de tus “creencias” sobre Cataluña, lo hago porque las considero un insulto a mi inteligencia. Lo de Cataluña nación es una burda manipulación historica. Para rastrear las raíces del catalanismo, hay tres hitos: el 19 de octubre de 1469, día en el que de Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla crearon lo que los historiadores denominan una “monarquía compuesta”; la sublevación de Cataluña de 1640, un conflicto alimentado por el “absentismo” de un rey, Felipe IV, envuelto en guerras interminables, y la campaña de Cataluña durante la Guerra de Sucesión en 1714, donde curiosamente los mismos que habían corrido a pedir la ayuda y ofrecer su vasallaje al Borbón francés Luis XIII en 1640, rechazaron al Borbón español Felipe V. ¡No hay más! El movimiento catalán actual, como muchos nacionalismos, se basa en una manipulación del pasado que lleva a un sentido de victimización que persiste desde 1714, y eso de que Cataluña existía antes que España es una de las falacias más ridículas del independentismo

Podía abordar otras cosas de las que expones en tu mensaje, pero sería perder el tiempo. En un próximo blog – twit te explicaré por qué utilizo la expersión naziindependentistas.

 

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como de costumbre está a por uvas

El pasado 4 de abril formulaba la siguiente pregunta en twitter:           .
¿Puede alguien explicar por qué el PSOE votó en 1995, en la reforma del Código Penal, la derogación de un artículo en el que se castigaba el delito de rebelión sin que concurriera la violencia?

Para aquellos que no lo saben, explicaba en ese twit, que ese articulo punitivo formaba parte del Código Penal y se mantuvo en todos los regímenes políticos -monarquías, repúblicas, dictaduras, democracias- durante casi dos siglos.
En estos días leo que Pedro Sánchez quiere modificar el Código Penal para que el delito de  rebelión se adecue a la España del siglo XXI. Ignora, como muchas otras cosas, que fue el partido socialista el que suprimió las figuras penales que castigaban  las conductas secesionistas dirigidas contra el Estado.

De todas formas sea bienvenida su intención, pero no sin antes reconocer el error. Para ello sería bueno que hable de restaurar lo que el partido socialista dinamitó en una acción incomprensible de indefensión del Estado

OFERTA DE DIALOGO CON TRAMPA

Es de esperar que Rajoy y Sánchez no caigan en la trampa de la oferta de dialogo sin más. Tanto Torra como Puigdemont son unos trileros, y lo único que pretenden es pactar el calendario de constitución de la República de Cataluña.

En el supuesto de aceptar la oferta de dialogo, habría que acordar el orden del día de la reunión, y, por supuesto, si quieren incorporar ese punto  – la desconexión de Cataluña del conjunto de España -, habría que declinar la invitación. De no existir ese orden día y celebrarse la reunión, pretenderán hablar de ello, y se levantará y dirán que el Gobierno no quiere dialogar si, como es lógico, se les negase esa opción en el transcurso del encuentro.

Es obvio que ese punto no puede ser tratado, pues la mayoría, mínima pero mayoría, de los catalanes están en desacuerdo con el proyecto de la secesión de Cataluña.

Hay otro aspecto importante, el dialogo de Cataluña con la Administración Central ha de sustanciarse a tres partes, no puede dejarse al margen a la Cataluña mayoritaría.